Pensar nuestra identidad #Perro

Es difícil saber qué nos emociona, pero cuando lo intuimos podemos echar luz sobre los puntos de dolor, individuales y colectivos, que nos definen a cada momento.

Me angustié mucho mientras veía Perro (un cuento rural), pero también después de que terminara, cuando uno de los actores pidió por la aparición con vida de Santiago Maldonado. Lo que habíamos vivido había tocado nuestra identidad colectiva y, puedo decir, mi subjetividad particular. Y es que en una obra todo es una figura indefinida que se mezcla de sonrisas, cosquilleos de nariz, y párpados apretados. Todo es al mismo tiempo. Porque eso somos: todo al mismo tiempo.

“¡Perro explote, perro ataque!”, le cantaba su familia mientras lo entrenaban, pero sus momentos más felices eran cuando no explotaba. Su forma de escaparse de sus días era a través de la imaginación, de la ficción, donde todo se calmaba.

Es difícil saber qué nos emociona, vuelvo, sí. Pero es más difícil construir una obra que condense de forma casi natural la historia individual con la colectiva, y Perro es parte de todo esto.

Carla Bleiz

Revisá la fecha técnica de Perro (un cuento rural)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s