La revolución siempre estuvo en la poesía: No daré hijos, daré versos

A sus cinco años sabía leer y escribir bien, a sus diez componía versos, y a partir de sus dieciséis, en 1902, empezó a publicarlos en la revista La Alborada. Más tarde inauguró una sección en la que retrataba mujeres que sobresalían de la burguesía montevideana, tanto a nivel cultural como social. Ella hablaba con…