Uno no elige lo que escribe

«Me acuerdo del día de 1966 en el que sacaron a Illia de la Casa Rosada acusado de ser una tortuga, pero no había desocupación, ni deuda externa y sí mucha libertad. Mucha. Tenía 31 años. Casi lloré ¡otro golpe militar! Lo reemplazaba Onganía, un general arrogante e inepto (…) No nos hace bien ocultar…

Dulce y maloliente: Caso de éxito

Es cierto que el significante “éxito” tiene muchísimas definiciones posibles entre distintos grupos sociales. Abarca desde el poseer excesiva cantidad de dinero hasta el no tener que depender de él. El lingüista ruso Valentín Voloshinov* diría que ninguna palabra es neutral, que es un signo ideológico porque tiene áreas de creación y material ideológicos determinados….