Migrar la fragilidad: El ciudadano, de Florencia L. Ghio (2016)

El ciudadano abre un itinerario sinuoso entre Perú, Argentina y Panamá, con sus distintos y similares marcos regulatorios y fragilidades institucionales. Franklin se va a vivir a Buenos Aires y vuelve a ser invisible, tanto como en su lugar natal.

La ruta que atraviesa y excede a las jurisdicciones está estampada con prejuicios y estigmas sobre el inmigrante por parte de la fuerza policial que lo para y lo interpela porque “no le ve perfil de turista”. Se hace un abuso de poder que transgrede los mecanismos oficiales e impone los propios:“le encontraron plata, se la quedaron y finalmente lo dejaron ir”.

Por otro lado, la institucionalidad quebradiza se percibe en la Defensoría Pública Oficial. en la que para el esclarecimiento o aceleración de un caso se pone en juego la mera voluntad individual de una trabajadora en detrimento del interés igualitario e igualador del organismo público.

Con el foco en la condición de inmigrante, también se vislumbran las falencias de la institución carcelaria. Se recluta a personas de orígen humilde y se reproducen y oscurecen los hábitos tortuosos por los que ingresaron.

El libro condensa dolores de una individualidad más colectiva que particular: una languidez en el funcionamiento de las políticas públicas que invisibiliza un verdadero hecho social.

Carla Bleiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s