Movimiento insistente: Salir de la caverna (Darío Sztajnszrajber)

Primero se ocuparon las gradas. Después quienes llegaban, o quienes estaban parados, empezaron a sentarse en el piso. Algunos fueron preparados con lonas y otros se desplomaron con lo puesto sobre el cemento caliente por el sol. Era un verano en el Konex, al aire libre, y con ganas de escuchar sobre filosofía. Las clases…