La ficción explicitada: Ya nadie nota tu dolor

“No apaguen sus celulares, pueden tenerlos prendidos (…) Abran caramelos, charlen con el de al lado, no hay problema» propone, en el comienzo, uno de los siete actores de Ya nadie nota tu dolor. Justo lo contrario a lo que nos había dicho el señor que cortaba las entradas en la puerta.