Vivirse #CronologíaDeLasBestias

El día que fui a ver Cronología de las bestias me crucé con un montón de adolescentes que parecían ir juntos al colegio. Verlos/as y ver cómo disfrutaban de la obra me trajo un montón de sonrisas, sobre todo al pensar que no tantos de su edad conocen y asisten habitualmente al teatro. Y también…