Implosión escurridiza: El espectador (Alberto Badino)

Me quedé con ganas de. Esa es una frase recurrente en Juan. Sus ganas se quedaron ahí, con las de “acostarme a su lado y quedarme ahì”, con las de “abrazarla pero”, con las “de irme”, con las de “cerrar la puerta de un golpe”. Esas ganas se contienen y resignifican en angustia; una angustia…